Tartaletas de queso y arándanos al horno



Adoro los frutos del bosque y en especial los arándanos por sus múltiples propiedades y también por su peculiar sabor. En ocasiones es complicado introducir frutos del bosque en las recetas de los más pequeños si no están acostumbrados y la forma más sencilla, son estos muffins que ya edité aunque hoy, he decidido hacer unas tartaletas que estoy segura que también les van a divertir y hechizar a los más pequeños. 

He utilizado solo arándanos en la receta porque compré una oferta de 3x1 en el Whole foods de Miami y quería utilizarlos a toda costa, es curioso que allí utilicen los arándanos tanto como nosotros aquí las fresas pero mi recomendación, es que uséis distintas frutas del bosque, esas pequeñas frutitas dulces o ácidas, jugosas y de un intenso color, frambuesas, zarzamoras, grosellas, fresas, etc. que os darán más color, sabor, aroma y textura.






Lo primero que tendremos en cuenta cuando compremos los arándanos azules (blueberries) es que tienen que estar firmes al tacto, ser perfumados y con un color intenso entre el azul púrpura y el azul negro. Es importante que tengan una capa de polvillo blanco, síntoma de su frescura y hay que descartar aquellos que estén rotos, arrugados o mohosos. También hay que comprobar que en la caja donde vienen envasados no haya manchas de jugo (si lo hay es síntoma de que han recibido golpes y pueden haber arándanos rotos). La mayor parte de los arándanos azules que se pueden encontrar en el mercado son los cultivados y pueden alcanzar hasta cuatro veces el tamaño de los silvestres, más pequeños y con un color y un sabor más intensos que los anteriores, razón por la cual son muy apreciados.






Como anécdota comentaros que el nombre “arándanos” es una variación en el argot Norteamericano del diversamente llamado Hurtleberry o Huckeleberry (arándano azul, rojo o negro). El pequeño tamaño de esta baya llevó a su uso como a una forma de referirse a algo pequeño, o a menudo, se utiliza cariñosamente como en la letra de la famosa canción Moon river, my huckleberry friend (mi fiel amigo) o "Soy su arándano" es una forma de decir que uno es la persona adecuada para un trabajo determinado. La gama de significados en el argot de arándanos en el siglo XIX era bastante grande, refiriéndose también a las personas importantes o personas agradables. 



Ingredientes:

  • 1 rollo de masa para hacer las tartaletas o si lo prefieres, las compras hechas.
  • 300 g de queso ricotta
  • 2 ramas de vainilla
  • unas gotas de zumo de limón  y la ralladura de la piel
  • 100 g de azúcar
  • 2 huevos
  • 250 g de arándanos
  • coulis de arándanos (receta a continuación)






Elaboración:


1. Poner el horno calentar a 180º C

2. Forrar 4 moldes de tartaletas con la masa y pínchalos y pon unos garbanzos secos o judías encima de la masa para que no suba (luego los descartamos) y hornear 10 minutos y enfriar.

3. Bate el queso de ricotta con el azúcar y más tarde los huevos, la vainilla y el limón el jugo y la ralladura. Con esta mezcla rellena dos tercios de las tartaletas y hornéalas 10 minutos.


*Las acompañamos de un coulis de arándanos para potenciar el sabor:






Para el coulis de arándanos:

Ingredientes:

  • 1 taza de agua
  • 1 taza de azúcar
  • 2 tazas de arándanos
  • 2 cucharadas de zumo de limón



Elaboración:

1.     En una olla preparar el almíbar con el azúcar, el agua y el zumo de limón. Cocinar hasta que  el azúcar se haya diluido y el agua tenga el aspecto de un almíbar muy ligero.
2.     Agregar los arándanos
3.     Cocinar a fuego mínimo un par de minutos.
4.     Retirar del fuego.
5.    Triturar y pasar por un colador fino.


Servir por encima de las tartaletas.




3 comentarios:

  1. Tiene una pinta deliciosa.
    Un besito desde Las Palmas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias me voy a tu cocina volando bss

      Eliminar
  2. HOLA !!!! que delicia de tartaletas que veo, me quedo en tu cocina , me encanta !!!
    Un abrazo de Mamilú.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario y dedicar un poco de tu tiempo, el blog no sería posible sin tus comentarios.