21 abril 2015

Curry de langostinos con leche de coco y lemongrass

2 comentarios

Olvídate de comprar comida para llevar y haz tu propio curry en casa lleno de sabor de langostinos o gambas, es una salsa audaz que añade profundidad e interés a cualquier plato, de sabor fuerte y picante va siempre acompañado de arroz blanco, el arroz se mezcla con la salsa del curry y este absorbe todo el sabor y rebaja al mismo tiempo ese intenso sabor picante. 




El curry adopta diferentes sabores a medida que caminas a través de las fronteras regionales de India, cada estado se jacta de una versión diferente. En el norte y este de India se sirve un curry lleno de garam masala junto con naans (pan plano
). A medida que avanzas hacia el oeste, las notas cálidas de las semillas de amapola y el cardamomo dominan el plato que siempre se asienta encima de una cama de arroz humeante. Desde el sur, viene un curry suave con leche de coco que es el que hoy cocinaremos.







El curry también es común en el sudeste asiático, en Tailandia por ejemplo usan ingredientes como el lemon grass, jengibre, chalota, ajíes y dividen los currys en tres tipos según su grado de picor: amarillo (el más suave), rojo (intermedio) y verde (el más fuerte). En Malasia, añade hojas de lima y cilantro y en África, usa harina de mandioca. 

Lo mejor del curry, es que se pueden hacer con casi cualquier ingrediente, pollo, gambas, ternera, okra, coliflor con patatas y con infinidad de especies y en cada casa de una manera distinta, seguro que la receta de hoy os encantará.



Ingredientes para 3 personas:


  • 15 langostinos frescos medianos
  • 250 gr de arroz basmati
  • 3 tomates
  • 1 naranja de zumo
  • 1 limón o si consigues Lemon grass mejor
  • 1 cebolla
  • 1 chalota
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cayenas
  • 1 cucharada sopera de curry
  • 1 trozo de jengibre rallado (a gusto)
  • 1 lata de leche de coco
  • Cilantro fresco


Elaboración:


1. Empezamos quitando las cabezas de los langostinos para hacer la base de nuestro curry, las ponemos en una sartén con un chorro de aceite a fuego fuerte para que nos dejen todo su color y sabor.

2. Mientras vamos cortando la cebolla, chalota, ajo, el jengibre y troceamos las cayenas (podéis añadirlas enteras y la cantidad que queráis, dependerá de vuestro gusto por el picante) añadimos todo a las cabezas una vez que ya hayan cogido color, salpimentamos y bajamos el fuego para que pochen unos 10 min.

3. Trituramos los tomates y añadimos, rectificamos de sal.

4. Dejamos 5 min. y añadimos el zumo de la naranja y el del limón, dejamos cocer todo junto 10 min.

5. Colamos toda la mezcla con un chino y la clave de esta receta es apretad bien para sacar todo el jugo de las cabezas, cuando hayamos sacado todo lo posible volcamos ese jugo a una sartén y añadimos la leche de coco y el curry, mezclamos bien todo y dejamos reducir a fuego fuerte hasta que nos quede aprox. el 50% de nuestro curry.

6. Puede que al cocer se forme una espuma por encima debido a la leche de coco, retiramos esa espuma.







7. Mientras que dejamos cocer vamos limpiando los langostinos quitándoles los intestinos, los salpimentamos y una vez nuestra salsa haya reducido los añadimos, dejamos cocer 1-2 min. y retiramos.


8. Tenemos preparado cilantro fresco picado para cuando lo sirvamos y lo añadimos por encima, servimos con arroz blanco cocido.



Leer más...

10 abril 2015

Patatas a la importancia de Emilia Pardo Bazán

8 comentarios

 Lo que se pretendía rebozando la patata antes de cocerla es que saciara más, era época de hambruna, ahora los que no tienen esa necesidad las enriquece con almejas y las cuecen en un buen fondo de pescado o las acompañan de mil modos, jamón, chorizo, bacalao, bonito, etc. Se suele tomar como primer plato o como tapa.

Son ese tipo de platos tradicionales y humildes que contiene toda la sabiduría popular, recetas rescatadas de recetarios antiguos que habían caído en el olvido y vuelven a estar de actualidad, como todas las recetas que hacían nuestras abuelas con ingredientes fáciles de encontrar pero con una preparación y un ingenio maravilloso, consiguiendo que una simple patata sea un plato apetitoso y anhelado. Esta receta que atribuyen a la condesa de Pardo Bazán sorprende por la sencillez de sus ingredientes y lo sabroso de su caldo denso y rico.








Ingredientes:


  • 4 patatas medianas
  • 2 huevos
  • 1 plato de harina
  • aceite de oliva virgen
  • 1 litro de caldo
  • 1 cebolla
  • 1/2 vaso de vino blanco (buena calidad)
  • 2-3 dientes de ajo
  • perejil picado
  • unas briznas de azafrán
  • Sal




    Elaboración:


    1. Comenzaremos eligiendo unas buenas patatas medianas. Una vez peladas, lavadas y secadas las cortaremos en rodajas de aproximadamente un centímetro de grosor.

    2. Salpimentamos las patatas y las pasaremos por harina, luego por huevo batido y las freímos en abundante aceite caliente hasta que el rebozado este dorado. No es necesario que queden perfectamente hechas por dentro, pues luego van a recibir una segunda cocción.


    3. Reservamos las patatas en una cazuela, de barro preferiblemente, que sea ancha y plana, pues deben quedar bien colocadas y de forma que luego sea sencillo servirlas sin romperlas.







    4. A continuación, una vez todas las patatas fritas, haremos un majado con los ajos, el perejil, el azafrán y la sal, reservamos.

    5. En una sartén, con un fondo de aceite con el que hemos frito las patatas, hacemos la cebolla picada fina a fuego suave, cuando la tengamos pochada añadiremos una cucharada de harina a la que daremos unas vueltas, añadimos el vino blanco, dejamos cocer el vino hasta que evapore el alcohol.

    6. Verteremos por encima la cebolla, el caldo y el majado, dejándolo hervir todo junto unos 15 o 20 minutos siempre a fuego suave y sin remover para no romper las patatas.




    Leer más...

    30 marzo 2015

    Galletas de avena ecológica y chips de chocolate

    2 comentarios

    Buscaba una receta casera y artesana y la conseguí, en Semana Santa no iba a renunciar a un dulce, la tradición manda y como ya edite las torrijasla leche fritael cabello de ángel, el pan para hacer torrijas con masa madre, etc. pensé en tirarme a la piscina y atiborrarme de buñuelos de viento para relamerme los dedos pero en el último instante, cambié de opinión pues mi tripa no hace más que crecer y crecer y el verano está a la vuelta de la esquina y hay que hacer bondad.

    Así que me decidí por unas galletas de avena suaves, deliciosas y sanas. Las puedes tomar en el desayuno, a la hora del café/té o como postre. Ya os aviso que con esta receta, las galletas desaparecerán.





    Para mí una de las mejores galletas de avena artesanales que he probado son las de la famosa cafetería [h]arinaTanto me gustaron que traté de copiar su receta y modestia aparte, me han salido exactas, sensacionales. La gracia de estás galletas es hacerlas medianas tirando a grandecitas... pero bueno eso va a gustos. 

    Los chips de chocolate, se pueden cambiar por fruta deshidratada que hay de múltiples sabores o por frutos secos, lo dejo a vuestra elección. Con los ingredientes que hoy os doy, salen bastantes galletas pero si queréis hacer a granel, con doblar la cantidad de los ingredientes será suficiente.







    Ingredientes:


    • 170gr. de mantequilla
    • 125gr. de azúcar blanco
    • 135gr. de azúcar moreno
    • 100gr. de huevo batido
    • 190gr. de harina de trigo integral (se puede cambiar por otro tipo de harina)
    • 135gr. de copos finos de avena
    • 2 gr. de sal
    • 3 gr. de impulsor
    • 3 gr. de bicarbonato
    • 45 gr. de chips de chocolate negro
    • 3 gr. de esencia de vainilla






    Elaboración:


    1. Empezamos batiendo la mantequilla  (la he sacado con anterioridad del frío y la tengo en pomada) con los 2 tipos de azúcar.

    2. Añadimos la vainilla y los huevos lentamente, y seguimos batimos.

    3. Tamizamos la harina junto con la sal, el bicarbonato y la levadura y añadimos a la mezcla de la mantequilla.

    4. Por ultimo añadimos la avena y el chocolate y mezclamos bien.

    5. Ponemos la masa en un recipiente o bolsa de congelar y enfriamos unos 30 min.

    6. Formar las bolas del tamaño deseado pero¡ ojo! porque la masa se expande bastante dentro del horno así que al formar las bolas, no le deis demasiado volumen, las mías eran como una pelota de pin pon y se quedaron grandecitas.

    7. Colocamos las pelotitas en la bandeja para hornear con papel de horno y separadas, dependerá del tamaño de la bandeja pero yo las puse en cada hornada unas 9 galletas. Hornear 10/15 min. a 190º o cuando estén doradas aunque no en exceso, enfriar en rejilla.

    Y a disfrutar...!!



    Leer más...

    20 marzo 2015

    WHOLE FOODS MARKET ( Supermercado gourmet )

    3 comentarios

    El supermercado Whole Foods es el mayor distribuidor del mundo de productos naturales y orgánicos. Lo orgánico está de moda en Chicago y comienza a llegar a España entre los foodies más recalcitrantes. Una de las tiendas más ideales de esta cadena está al lado de la Avenida Michigan. Ninguno de los productos que venden lleva aditivos (conservantes), ni potenciadores de sabor artificiales, ni colorantes artificiales o edulcorantes artificiales. Vamos algo impensable en España, donde las tiendas de este tipo son minúsculas y súper mega ultra caras.




    Whole Foods fue vista en sus orígenes como el lugar al que iban a comprar las soccer moms, o amas de casa de familias con un alto poder adquisitivo pero con el tiempo, consiguió que la comida orgánica dejara de ser un producto exclusivo de las familias con rentas más altas en Estados Unidos, Reino Unido y Canadá donde la cadena suma cada trimestre resultados que dejan boquiabierto a cualquiera.





    La mayoría de la gente piensa que la comida sana es insípida, aburrida, difícil de preparar y que es para vegetarianos o enfermos. La cadena de supermercados Whole Foods prueba todo lo contrario y ahí radica la clave de su éxito, ha logrado demostrar que la comida saludable ofrece variedad, es deliciosa y gourmet, además, ha transformado el ir al supermercado, en toda una experiencia gastronómica, te puedes pasar horas (literalmente) recorriendo cada pasillo, descubriendo nuevos productos e ingredientes.





    Se centra en la mejor calidad posible y en productos totalmente orgánicos que desechen todo tipo de aditivos y conservantes, favoreciendo la compra a granjeros locales y regionales. Distribuyen alimentos frescos, saludables, libres de aditivos, grasas hidrogenadas y colorantes y saborizantes artificiales. Exigen, además, que a los animales se les dé un trato digno hasta el momento de convertirse en filetes. Hasta ahí lo orgánico...




    En cuanto a lo local, tiene la figura del “forager” (recolector), empleados que se encargan de visitar a productores locales de la región que les corresponda, para probar sus productos e introducirlos en el supermercado.




    Las secciones en que se clasifican los productos de Whole Foods son: panadería, cervezas, quesos, té y café, flores, productos de almacén (enlatados, granos, pastas, etc.), frutas y verduras, carnes, productos del mar, vinos, productos de belleza y mascotas. Todo en cantidades industriales, con miles de variedades, ultra fresco.





    También disponen de un Deli (comida orgánica preparada) con una barra fría de ensaladas, pastas frías o puedes prepararte un sándwich como quieras, sopas, guisos calientes, una barra de café y té con postres con opciones gluten free, aptas para diabéticos, bajas en grasa y en caloría, la cual puede llevarse a casa –en envases hechos con materiales biodegradables o tomarlo en su cafetería con wifi gratuito,  Es un Deli muy bueno aunque no todos los productos son tan baratos… es lo que tiene no comer pesticidas, aditivos, colorantes.




    En este momento en España si uno quiere comer orgánico debe ceñirse a la selección de productos que ofrecen los supermercados habituales, Carrefour tiene sus propias líneas de productos orgánicos, Alcampo también tiene marcas Eco y Bio al igual que el Corte Inglés y Lidl. 




    Otra solución es acudir a tiendas específicas, que tampoco abundan. Así que la presencia de una cadena de supermercados como Whole Foods podría llenar ese hueco. 



    Este artículo no es un reportaje de publicidad sencillamente daría cualquier cosa por tener un Whole Foods cerca de casa,  una verdadera locura si te gusta comer bien .

    Leer más...

    11 marzo 2015

    Auténtico pollo Kung Pao, 宫保鸡丁, receta occidental

    3 comentarios

    De escándalo me ha quedado el pollo, es altamente adictivo, cuando lo degustes entenderás porque continúa siendo uno de los platos más populares en China, simplemente espectacular y a partir de ahora siempre querrás el pollo así, te inunda con sabores salados, agridulces, picantes, sencillamente fabuloso. Suele acompañarse de tallarines o del siempre presente arroz en todas sus presentaciones, yo le he acompañado de un arroz basmati blanco.

    En su versión auténtica se emplea entre 8 a 12 chiles que he rebajado a solo 3 porque para mí paladar occidental, sería demasiado picante pero eso va a gustos y dependerá un poco de la tolerancia que tengas con el picante, hasta 12 chiles, tú decides. La gastronomía China  es una de las mejores en el mundo y este pollo lo avala. Es cierto que tal vez necesitarás ir a una tienda china a buscar algún que otro ingrediente pero vale la pena y dentro de los comercios chinos, todos los ingredientes de la receta, son bastante habituales.








    Ingredientes:

    • 1 pechuga y media de pollo o 3 muslos (sin hueso ni piel)
    • 3 cucharadas de anacardos o cacahuetes tostados
    • 3 chiles sin pepitas 
    • 3 c/s de aceite
    • 5 rodajas de jengibre fresco pelado
    • 2 dientes de ajo
    • 1 tallo verde de cebolleta (picado)

    Para el adobo:

    • 1 c/s de harina de maíz (o maicena)
    • 2 c/c de salsa de soja
    • 1 c/s vino de Shaoxing o jerez seco

    Para la salsa:

    • 1 1/2 de salsa de soja light
    • 1 c/c soja oscura
    • 1 c/s azúcar
    • 1/4 c/c de vinagre negro
    • 2 c/s de agua
    • 1c/c de harina de maíz







    Elaboración:


    1. Cortamos el pollo en cubos pequeños y le ponemos a marinar con los ingredientes del adobo durante 30 minutos.

    2. Mientras tanto mezclamos los ingredientes de la salsa en un tazón pequeño y reservamos.

    3. Calentamos el wok con 1 cucharada de aceite y salteamos un poco el pollo marinado para que se selle por fuera, retiramos y reservar.

    4. Limpiamos el wok y le añadimos nuevamente 2 cucharadas de aceite y calentamos.

    5. Una vez caliente el aceite, añadimos en rodajas el jengibre y el ajo y removemos, a continuación añadimos los chiles y seguimos removiendo hasta que empiece a oler el aceite a picante, entonces agregamos el pollo que teníamos reservado.

    6. Añadimos los frutos secos y seguimos removiendo hasta que el pollo esté hecho.

    7. Añadimos la salsa y movemos constantemente hasta que el pollo y la salsa se liguen bien.

    8. Añadimos la cebolleta, removemos y ya está listo para servir.


    Consejo:

    *Como cada soja tiene un punto de sal distinta, probaremos la salsa antes de incorporar al guiso y si está sosa, este es el momento de rectificar y añadir sal, si por el contrario estuviera demasiado salada, le añadimos azúcar y agua para rebajar. Este mismo plato se puede hacer con camarones o incluso con verduras para un plato vegetariano.



    Leer más...

    28 febrero 2015

    Caldo gallego, receta fácil y tradicional

    9 comentarios

    El caldo gallego no tiene una receta única, los ingredientes dependerá en gran medida de lo disponible en cada familia y es que se metía a la cazuela, lo que había por casa y se adaptaba a los medios económicos de cada familia. El caldo también tiene muchas variantes porque se acomoda a las legumbres propias de las diferentes épocas del año, repollo blanco, berza, grelos, nabizas.

    Esta sopa para las familias pobres en una especie de potaje compuesto de berzas u otras verduras de estación, habas, patatas cortadas, un poco de unto, y a veces harina para espesar. Lo hay también para las clases medias, que lleva además otras legumbres, algún hueso o tocino y algo de carne de vaca; y lo hay para los burgueses, con verduras, legumbres selectas, chorizo, jamón, etc. 

    En la receta de hoy vamos a tirar la casa por la ventana y cocinaremos un plato único pero contundente, con este frío no hay nada mejor para combatirlo que una sopa bien caliente, nuestros mayores siempre han contado con dos trucos, el primero ¡ Ande yo caliente y ríase la gente! y el segundo tomar una sopa humeante al llegar a casa para entrar en calor, llegar a casa con ese increíble aroma de carnes bullendo a fuego lento combinado con el olor de las fabes y el unto, es fascinante. 

    Tened en cuenta que cuando hacemos caldo es para tomar varios días y que a partir del segundo día, está perfecto pues los sabores se agarran mucho más. Comenzamos...









    Ingredientes:

    • 4 litros de agua
    • ½ Kg de hueso de jamón.
    • ½ Kg de hueso de caña de ternera (tuétano)
    • 200 gr de chorizo ahumado
    • 150 gr de fabas remojadas (alubias grandes, de grano brillante, pulpa tierna y piel fina, variedad galaica)
    • 25 gr de unto
    • 750 gr de grelos lavados y troceados.
    • 1 Kg de patatas peladas y cortadas en trozos (cachelos)
    • Sal al gusto






    Elaboración:


    Poner a remojo en agua fría las fabas 12 horas antes y escurrir.

    1. Poner a cocer en una cazuela con el agua fría las habas y los huesos. Espumar de vez en cuando y dejar cocer a fuego lento 45 min.aproximadamente.

    2.  Aparte, en otra cazuela, blanquear los grelos en agua hirviendo con un pequeño trozo de unto, refrescar y reservar.






    3. Agregar las patatas a la cazuela con las judías y los huesos. Dejar cocer 15 minutos y deshacer alguna de las patatas para que la fécula ligue un poco el caldo. Añadir los chorizos, el unto ahumado y cocer 15 minutos más.

    4. Por ultimo añadir los grelos ya cocidos justo antes de servirlo de manera que no pierdan el color. Trocear el chorizo. Apartar los huesos, el unto y servir.


    Otras variantes del caldo gallego:


    • Caldo branco potaje de habichuelas blancas, garbanzos, guisantes, patatas cortadas, calabaza y carne de cerdo o unto.
    • Caldo chirlo al que se denomina también como caldo vigueiro.
    • Caldo de castañas potaje de castañas pilongas, que lleva los principales ingredientes del caldo, sin verduras ni judías. Llámese también caldelo y calduda. 



    Leer más...

    16 febrero 2015

    Receta de alcachofas con almejas en salsa

    4 comentarios

    Las alcachofas con almejas son mi debilidad, recuerdo a mi madre cocinándolas y siento auténtica pasión por ellas, me chiflan de cualquier manera confitadas, fritas, cocidas, en tortilla lo único latoso es limpiarlas aunque son pamplinas pues el esfuerzo se contrarresta con creces. La receta de hoy no puede ser más sencilla y exquisita, comenzamos.































    Ingredientes:

    • 7 alcachofas cocidas
    • 0,5 kg. de almejas
    • 2 dientes de ajo picados
    • 250 g de caldo de pescado
    • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva
    • 1 cucharada sopera rasa de harina
    • 1 cucharada sopera de vino blanco 
    • 1 pizca de cayena fresca
    • 1 cucharada sopera de perejil picado
    • Agua y sal





    Elaboración:


    1. Hemos de elegir alcachofas bien prietas y duras. Lavamos y pelamos las alcachofas quedándonos con la parte más tierna, el cogollo de la alcachofa, cortar el tallo y dejar 10 cm. unido a su base, les quitamos los pelitos del corazón y las cortamos en cuartos, conforme vamos limpiando las alcachofas las añadimos al agua salada hirviendo o en su defecto a un bol con agua y limón o agua y perejil para que no se pongan negras.

    2.  Dejamos que cuezan unos 10- 15 minutos. Pinchamos para saber si ya están y cuando estén cocidas, apartamos del fuego y dejamos enfriar en el caldo de cocción.

    3. En una cazuela ponemos un fondo de aceite y rehogamos el ajo picado, cuando el ajo comience a bailar añadiremos  la cayena y a continuación la harina, remover bien durante 1 minuto.

    4. Verteremos el vino y dejamos que se evapore el alcohol, a continuación añadimos el caldo de pescado bien caliente.

    5. Este es el momento de añadir las almejas manteniendo a fuego muy vivo hasta que se abran, cuando ya tengamos todas las almejas abiertas reservamos.

    6. Introducir en la salsa las alcachofas y dejamos que hiervan suavemente unos minutos, para que se integren en la salsa y aporten todo su sabor, introducimos las almejas dejamos un par de minutos, damos unas vueltas y espolvoreamos con el perejil antes de servir.




    Leer más...