viernes

Bocaditos de nata, lionesas o profiteroles

2 comentarios





Los bocaditos de nata son pequeños bollos elaborados con masa choux (pâte à choux) del tamaño de un bocado, rellenos de nata y recubiertos de azúcar glasLa clave para que tus bocaditos de nata salgan perfectos es preparar una buena pasta choux, la pasta choux es una masa de origen francés que también puedes utilizar en tus profiteroles, éclairs, París Brest
Saint-Honoréwindbeutelbuñuelos de viento, croquembouche es decir, en numerosas preparaciones de repostería de origen francés. Yo la utilizo tanto para preparaciones dulces como para saladas. 

Sé que al nombrar la pastelería francesa puede sonar muy rimbombante y difícil pero es mucho más sencillo de lo que crees, se hacen solos y están sensacionales. Son un dulce ideal para servir como postre en ocasiones especiales, en reuniones familiares o con amigos, o simplemente sorprender a tu pareja en el día de San Valentín, te asegurará el éxito.





Ingredientes:

  • Porciones horneadas de masa choux
  • 200 gr de nata para montar con más del 35% de materia grasa
  • Azúcar glas para espolvorear
  • Azúcar glas para la nata


*Necesitamos una manga pastelera y 2 boquillas grandes, una rizada para la nata y un colador para espolvorear el azúcar glass.





Elaboración:


1. Hacer la masa choux como os indico en este post.

2. Con la ayuda de una manga pastelera y una boquilla ancha, formamos los pastelillos sobre una bandeja de horno y cocinamos a 180º con calor por arriba y abajo durante entre 12 y 14 minutos.

3. Cuando los saquemos del horno, los bocaditos estarán crujientes y huecos. Los dejamos enfriar. 
Abrir los bocaditos como si fueran un bocadillo cuando estén templados con un cuchillo de sierra pero sin llegar a partirlos del todo.






4. Montamos la nata con la batidora si es de varillas mejor, cuando tengamos la nata a medio montar añadimos el azúcar glas, la cantidad es opcional, dependerá de lo dulce que nos guste. Esta nata monta bastante rápido así que tener cuidado porque si nos pasamos con el batido, corremos el riesgo de hacer mantequilla.

5. Llenamos nuestra manga pastelera y rellenamos los bocaditos uno a uno.


6. Con un colador espolvorear azúcar glas por encima y listos para comer.








Leer más...

sábado

Receta de lentejas estofadas con verdura y chorizo

7 comentarios

Que ricas y como apetecen en invierno unas lentejas caseras, son de esos platos que suelen estar presente en todas las mesas y hogares españoles, con sus diferentes variantes. Son una fuente de minerales, hierro, vitaminas, fibras y proteínas, vamos un sinfín de nutrientes que hacen que este guiso sea un plato imprescindible en cualquier dieta y si tenemos niños, aún más.

Hay quien las hace sin remojo, en olla exprés, con morcilla, con partes del cerdo, con refrito, en fin como hemos dicho cada uno con su variante, yo os presento la receta que he hecho en casa siempre.





La lenteja pardina además de su gran calidad, es una lenteja que no necesita remojo previo a su cocción aunque yo si suelo hacerlo y así ahorro tiempo de cocción, también podemos optar por dejarlas en remojo simplemente un par de horas, dependiendo de la decisión del tiempo de remojo, así tardaremos en su cocción.




Ingredientes:

  • 1 Cebolla
  • 3 Zanahorias
  • 2 Patata
  • 2 dientes de Ajo
  • 1 Tomate                                                                                           
  • 1 Pimiento
  • 1 Hueso de Jamón
  • 1-2  Chorizos
  • 1 hoja de Laurel
  • Sal
  • 500 gr.de Lentejas Pardinas extra
  • Agua



Elaboración:



1. Empezamos escurriendo las lentejas que las tendremos en remojo al menos 2 horas y las ponemos en una cazuela con agua fría.

2. Añadimos todos los ingredientes en crudo menos la patata que añadiremos al final de la cocción.

3. La zanahoria la podemos poner entera o cortada en rodajas, al igual que el chorizo, el ajo lo pondremos preferible entero y sin pelar.

4. Dejamos cocer a fuego suave, como no me gusta utilizar olla exprés os diré que el tiempo de cocción dependerá del tipo de lenteja y de si la hemos tenido en remojo previamente o no pero más o menos, suelen estar terminadas en 1 hora.

5. 20 minutos antes de que estén listas, añadimos la patata quebrada o tronchada y ya las tenemos listas para comer.


(Patatas quebrada: más que un corte determinado, es una forma de cortar las patatas para que produzca una mayor salida de los almidones y así conseguir que el caldo de cocción quede ligeramente espesado. Consiste en comenzar a cortar la patatas, general­mente con una puntilla y antes de terminar el citado corte, tronchar el trozo sin cortar.)




Si os gustan las lentejas con refrito para que quede un caldo más contundente y espeso, seguir al paso 6:




6. Ponemos en una sartén, 2 cucharadas de aceite de oliva, 1/2 cebolla cortada muy fina en brunoise, añadimos 1/2 cucharadita de pimentón y 1/2 de harina y añadimos un cazo del caldo de las lentejas mezclamos bien y lo añadimos a la cazuela unos 10 min. antes de terminar la cocción.









Presentación:


Las hemos servido acompañadas de guindillas picantes, hay quien las prefiere con un buen chorro de vinagre de cualquier modo, están geniales y para los más delicados de estómago, siempre podemos hacer un puré con ellas. 
También las podemos congelar una vez frías para cualquier otro día, lo cual nos puede sacar de un aprieto.


*Este año 2016 es el año internacional de las legumbres, las Naciones Unidas se proponen de este modo sensibilizar a la opinión pública sobre las ventajas nutricionales de las legumbres como parte de una producción de alimentos sostenible.


Las leguminosas, junto con los cereales y con algunas frutas y raíces tropicales, han sido la base principal de la alimentación humana durante milenios y podemos decir que son el pilar que permiten alimentar a la población mundial. Los cultivos leguminosos como las lentejas, las azuki, los guisantes, las judías blancas o verdes, los garbanzos, las habas, los altramuces, los cacahuetes y la soja son un elemento básico de la cesta de la compra.


Leer más...

lunes

Receta de suizos, medias noches o cristinas

6 comentarios

El suizo llamado originalmente bollo de leche, se trata de una especialidad estrictamente nacional pero que en España se ha denominado así gracias al éxito que tenían los que expendían en el Café Suizo, el nombre del café se puso en honor al país de sus primeros dueños y fue considerado como el precursor de los cafés de tertulia en Madrid. Abrió sus puertas desde el 3 de Junio de 1845 al 8 de Julio de 1919, estaba situado entre las calles Alcalá y la calle Sevilla (antigua "Calle de los Panaderos", más tarde "de los Peligros" y posteriormente "Ancha de los Peligros").  




El Café Suizo era un local amplio con capacidad para 500 personas de elevadas columnas, elegantes espejos, mesas de mármol y divanes rojos. Los cafés históricos de Madrid como el Suizo, el Fornos, el Gijón, el Colonial, Las Columnas, etc. tristemente desaparecidos en su mayor parte, congregaron a escritores, artistas, políticos y amantes del saber. 

Fueron célebres las tertulias literarias entre sus paredes, como la de los hermanos Bécquer, Pérez Galdós que lo cita en algunas de sus obras y, después, la de Eusebio Blasco, Pío Baroja, Salvador María Granés y Manuel de Palacio aunque las más célebres fueron las integradas por otros muchos profesionales médicos de las que formó parte Don Santiago Ramón y Cajal. 






Entre otras especialidades del Café Suizo, era famoso su chocolate y sobre todo el bollo que lo acompañaba, el conocido suizo que ha perdurado hasta nuestros días con ese nombre en panaderías y tahonas. Es un bollo redondo, semiesférico tipo brioche pero más humilde y también más barato, sin tanta mantequilla y con su característico corte en la coronilla con azúcar espolvoreado y cristalizado.

Curiosamente en Suiza país de origen de los fundadores del café, los suizos se llaman bollos españoles. Su elaboración fue muy popular a comienzos del siglo XX cuando se introdujo en la repostería española la conocida como levadura francesa, denominada así por su procedencia.






Se suelen tomar recién hechos, son tiernos y esponjosos y se sirven como desayuno o merienda acompañados de café con leche, chocolate o simplemente leche. Se toman solos o rellenos de dulce o salado y si lo guardamos puede durar perfectos dos o tres días pero a medida que pasa el tiempo, se va resecando.



Ingredientes:

  • 500 gr. de harina de fuerza
  • 250 de leche entera
  • 2 huevos
  • 90 gr. de azúcar
  • 5 gr. de sal
  • 3 gr. de levadura seca de panadería (o 9 de levadura fresca)
  • 80 gr. de mantequilla ablandada
  • 1 huevo batido para pintar
  • Azúcar y agua para la cobertura



Elaboración:



1. Empezamos haciendo un prefermento, mezclaremos 100 g de harina junto con 100 g de leche y toda la levadura, removemos y tapamos el bol, dejamos que fermente hasta que haya levado y esté burbujeante. Este prefermento nos aportara más sabor y mejorará la conservación.

2. Ahora agregamos al prefermento todos los ingredientes restantes excepto la mantequilla. Amasamos, podemos hacerlo a mano o con un robot y aplicamos el método 1-2 minutos de amasado con reposos intermedios de 10-15 minutos, las veces que sean  necesarias hasta obtener una masa lisa.

3. A continuación añadimos la mantequilla blanda y que hemos tenido fuera del frío y la añadiremos en trozos, seguimos amasando hasta que tengamos una masa fina y elástica. Volcamos sobre la encimera, hacemos una bola, la metemos en un cuenco aceitado para que no se no pegue y la tapamos bien hasta que haya doblado el volumen.







4. Volvemos a pasarla a la encimera enharinada y la desgasamos bien, apretando fuerte con las manos. La dividiremos en porciones de 60 g, saldrán unas 15 piezas. Importante, siempre que no estemos manipulando la masa la mantendremos tapada con plástico para que no se reseque.

5. Bolearemos los suizos y lo que conseguimos es arrastrar los bordes de la bola hacia dentro y que se vayan sellando y al mismo tiempo daremos tensión a la superficie.

6. Colocamos nuestros suizos sobre bandejas forradas con papel de hornear y cubrimos con film de transparente, volvemos a dejar que leven.

7. Precalentamos el horno a 210º mientras los bollos fermentan. Cuando veamos que han duplicado el volumen, pintamos los suizos con el huevo batido, dos veces, separadas unos 10 minutos entre sí. 
Justo antes de meter en el horno les hacemos un corte central,  profundo con una cuchilla y ponemos en ese corte unos grumos de azúcar que hacemos humedeciendo con una pizca de agua, es el azúcar tan característico de los suizos.







8. Metemos la bandeja de los suizos en el horno y bajamos la temperatura a 200º, horneamos con calor arriba y abajo, poniendo la bandeja al nivel más bajo del horno. Cocemos los suizos 12-13 minutos, hasta que estén bien doraditos. Podemos conectar el aire del horno en los últimos 2 minutos a 180º para acelerar el dorado.

*Los sacamos y dejamos enfriar sobre la rejilla y solo queda disfrutar de una merienda sana y deliciosa.






Congelan muy bien una vez fríos, se envuelven en plástico individualmente y se meten en el congelador en una sola capa para que no se aplasten, luego se descongelan sin el plástico, envueltos en un paño a temperatura ambiente. Para la elaboración de esta receta me inspiré en la de Miriam, de El invitado de invierno.




Leer más...

miércoles

Salmonetes con escamas comestibles, mahonesa de limón y arroz salvaje inflado

2 comentarios

Estamos en temporada de salmonetes que es un pescado con un sabor delicioso, con pocas grasas y a muy buen precio, actualmente los encontramos en los puestos de los mercados en distintos tamaños. Hacía días que les había echado el ojo y rápidamente me vino la inspiración, pensé en la receta de Martín Berasategui y sus famosos salmonetes con escamas comestibles y decididamente quería probarlo!

Para esta receta he empleado unos salmonetes de un tamaño mediano tirando a grande para que salgan unos buenos filetes, con los pequeños es más complicado a la hora de filetear. Demás está decir que no es necesario hacer las 3 elaboraciones de la receta pues los salmonetes solos están de premio y los puedes tomar tal cual o acompañar con cualquier guarnición o salsa que más os guste pero a los mas animosos, os conmino a hacerla entera pues os va a encantar, además aunque parezca complicada no lo es en absoluto, es una receta que elaboramos en poco tiempo y con un resultado sorprendente.




Sobre los salmonetes deciros que existen dos especies fácilmente identificables: el salmonete de roca y el salmonete de fango, mientras que el salmonete de roca lo encontramos en fondos de roca a una profundidad de más de 100 metros, el salmonete de fango lo encontramos principalmente en fondos de fango y arena. Sus mejores meses de temporada sobre todo son los meses de Octubre, Noviembre y Diciembre.







Ingredientes:

  • 4 Salmonetes frescos
  • Mahonesa de limón
  • Arroz negro salvaje

Para la reducción de limón:


  • 100 gr de zumo de limón
  • 50 gr de azúcar
  • La ralladura de 1 limón

Mahonesa de limón;

  • 120 gr de aceite de oliva
  • 10 gr de mostaza
  • 1 huevo
  • 10 gr de reducción de limón

Arroz inflado:

  • Arroz negro salvaje
  • Aceite de girasol
  • Sal


Elaboración:


1. Empezando con la elaboración de la reducción del limón, ponemos en un cazo el zumo de limón, le añadimos el azúcar, rallamos la cascara de un limón y dejamos reducir hasta que reduzca a la mitad, cuando haya reducido apartamos del fuego y dejamos enfriar, mientras nos ponemos con la mahonesa.

2. Ponemos el huevo en un vaso batidor, añadimos el aceite, un poco de sal y batimos, cuando lo tengamos ligado añadimos la reducción de limón y cuando se enfríe, mezclamos y reservamos.








3. Empezamos con los salmonetes, si los tenemos limpios y en filetes, solo nos quedaría quitar las espinas con unas pinzas y paciencia y si no, pues nos tocará limpiarlos, en primer lugar quitamos la cabeza con un cuchillo bien afilado, quitar las vísceras y hacer los filetes, (os he puesto un vídeo orientativo de cómo hacerlo). Importante, no quitaremos las escamas aunque en el vídeo las quiten, lavamos los filetes y quitamos las espinas con las pinzas.

4. Una vez tengamos los filetes listos, colocamos los filetes con la piel para arriba y les damos un leve masaje con los pulgares empezando desde la cola hacia el lomo levantando las escamas, veremos que se quedan hacia arriba, reservamos. La preparación del pescado la podemos tener preparada con anterioridad y guardados en el frigorífico tapados con un paño húmedo.

5. Ponemos bastante aceite de girasol a calentar en una cazuela, podemos aprovechar ese aceite para hacer 2 elaboraciones, el arroz inflado y con el mismo aceite, los salmonetes. Para hacer el arroz os pongo el link de la elaboración.







6. A continuación haremos los salmonetes, los salamos pero cuidado con la sal por que las escamas ya llevan su propia sal, así que cuidado con la sal. Ponemos los salmonetes con la piel hacia arriba en un cedazo o colador (al revés) con un recipiente debajo para recoger el aceite y echamos con un cazo por encima el aceite caliente que tenemos preparado, dependiendo de lo hecho que queramos el pescado añadimos más o menos cazos de aceite. Y listo, emplatamos y a comer.





Os dejo un vídeo de cómo filetear los salmonetes, recuerda que no tienes que quitar las escamas.






Leer más...

domingo

Menú de Navidad y Fin de Año con productos " De Nuestra Tierra" y Paco Roncero

0 comentarios

Con tanto trabajo y barullo navideño, no he tenido tiempo de contaros que el día 15 de Diciembre tuve la gran suerte de asistir como invitada, junto a más compañeros blogueros al ya tradicional showcooking de navidad de la marca exclusiva de Carrefour  ‘De Nuestra Tierra’, de la mano del cocinero Paco Roncero (tres soles Repsol, dos estrellas Michelin y Premio Nacional de Gastronomía 2006), el evento tuvo lugar en el Casino de Madrid, que es un enclave extraordinario y único.

Paco Roncero nos enseño como elaborar con productos "De Nuestra Tierra" (que están basados en productos típicos de nuestra gastronomía) un menú exquisito y sin salirnos del presupuesto, muy fácil de elaborar y sobre todo que es algo que agradecemos en estas fechas, rápido y sin tener que estar horas metidos en la cocina.





El menú que nos propuso elaborar este año constaba de ensalada de perdiz escabechada con vinagreta y verduras asadas, cardo con puré de castañas de temporada y trufa; y como remate final el postre que fue un Milhojas de turrón con crema de anís, 









Ensalada de perdiz escabechada con vinagreta y verduras asadas


La ensalada constaba de una escalivada de verduras, con pimiento rojo, berenjena, puerro y tomate, la monto con un aro en el plato y le añadió por encima unos piñones para dar textura, cubrió con carne de la perdiz escabechada y sin cubrir del todo la carne añadió una mezcla de ensaladas (las que más os gusten) y un poco de cebolleta cortada muy fina, alrededor del plato acomodo unas yemas de espárragos de un grosor considerable, añadió algún piñón más y regó el conjunto con la vinagreta en el último momento, sobre todo para que no se nos venga abajo, añadió  una espuma de escabeche que realizo con el mismo caldo que trae la perdiz añadiendo lecitina de soja y montando con la batidora.




Siguiendo con el menú de segundo elaboró un cardo con puré de castañas de temporada y trufa rallada, un plato de cuchara sabroso, elaborado con una conserva de cardo al natural de la marca "De Nuestra Tierra" con una base de puré de castañas confitadas en mantequilla y como remate trufa negra rallada, el plato estaba delicioso, si no hubiera visto como lo hizo, no podría creer que se hubiera elaborado con conservas porque estaba asombrosamente rico y para colmo, rápido y fácil.







Para finalizar realizó un delicioso postre de Milhojas de Turrón y Crema de Anís, consistía en unas tejas elaboradas con almendra y cacao que son las láminas de la milhojas, rellenas con una crema de turrón y acompañada de una crema de anís, añadiendo por encima azúcar glas y unas migas de turrón, todo ello elaborado como no, con productos "De Nuestra Tierra"






También desde aquí quiero agradecer a todo el equipo de Carrefour y a los organizadores del evento, primero por invitarnos un año más a este fantástico Showcooking y segundo por su eficacia para que todo saliera perfecto, se nota que hay un gran equipo detrás, amables y encantadores.


También agradecer los regalos de productos "De Nuestra Tierra" para que podamos elaborar en casa esos platos tan deliciosos que pudimos probar, os lo recomiendo de verdad porque son de una gran calidad.







Y no puedo despedir esta entrada sin pedir disculpas por la calidad de las fotos, pero están todas realizadas con el móvil y no da más de sí pero al menos, os puedo enseñar una muestra. En representación del blog Bocados caseros fue Mar, sale sujetando el turrón.

*Os dejo el vídeo del evento que muy amablemente han compartido con nosotros. Feliz Navidad !!








Leer más...

lunes

París Brest relleno de muselina de avellanas y ganache de chocolate

2 comentarios

El Paris-Brest es una corona de masa choux igual a la confeccionada para hacer los profiteroles, originalmente se rellenaba de crema de praliné y se espolvorea de almendras laminadas y tostadas. 

La receta cómo no, tiene su pequeña historia y recibe su nombre en honor a la carrera de bicicletas que se realizó entre las ciudades de París-Brest, Brest-París en 1891, es el evento más antiguo en bicicleta y sigue funcionando de manera regular. 






Participaron 206 corredores en bicicletas de 2 o 3 ruedas, otros en tándem, etc. La carrera tenía una longitud de 1,200 kilómetros de recorrido, hay que tener en cuenta la dificultad que suponía rodar sobre carreteras que aún no estaban asfaltadas y tenía una duración aproximada de 90 horas. Fue organizada y patrocinada por Pierre Giffard, director del periódico Le petit journal, naciendo así el primer evento ciclista de este tipo llamado París-Brest-París. 







La megalomanía alcanzada por el nuevo invento, las bicicletas y la curiosidad por la carrera fueron tal, que un astuto pastelero que presenciaba la carrera desde Maisons-Laffitte (unos arrabales Parisinos) donde tenía localizado su negocio en plena ruta, cocinó en su honor un pequeño manjar en forma de rueda de bicicleta. Para ello, LouisDurand, se valió de dos productos tradicionales, los éclairs y el praline, creando en honor a los participantes, un éclair desorbitado  y en forma circular que simulaba la rueda de una bicicleta. 








Este dulce confeccionado en pasta choux, solía ser rellenado de una bomba calórica en forma de crema de mantequilla, que aportara energía a los ciclistas. Un círculo interior también de pasta choux y relleno que simulara las cámaras interiores del que, por aquel entonces, era el nuevo y revolucionario invento. Giffard, aplaudió la ocurrencia y difundió la noticia por toda Francia. 





*Hoy en día la carrera y el postre van de la mano y se hacen famosos mutuamente, y anualmente se reciben alrededor de 5,000 participantes. Si alguien quiere profundizar en la historia os dejo dos enlaces, uno sobre la carrera (PBP), y otro sobre el pastelero LD.

Actualmente los rellenos y formas son de todo tipo con la llegada del cubismo, los pasteleros despojaron el pastel de su clásica forma redonda y algunos se dignaron incluso a confeccionar un Paris-Brest en forma rectangular. Hoy en día existen descomunales Paris-Brest de casi medio metro o también encontrareis Paris-Brest individuales. Yo he elegido un relleno de muselina suave de avellanas y ganache de chocolate que es una locura para la vista y el paladar, cada vez que hago esta receta pienso...podría vivir toda la vida comiendo solo Paris Brest, es una receta increíble! 





Ingredientes para la masa choux:

  • 140 gr. de leche.
  • 140 gr. de agua.
  • 110 gr. de mantequilla.
  • 140 gr. de harina.
  • Cuatro huevos.
  • Una cucharada de azúcar.
  • Una pizca de sal.
Os dejo el link de la masa choux






La crema muselina


A partir de la crema pastelera se pueden elaborar diversas cremas derivadas y una de ellas es la crema muselina, se elabora una crema pastelera junto con una crema de mantequilla a la que podemos añadir los ingredientes que precisemos como por ejemplo frutos secos, en este caso he añadido pasta de avellanas para crear una fabulosa muselina de avellanas. La crema Muselina es una crema esponjosa y ligera que utilizamos para rellenar un montón de elaboraciones de repostería como por ejemplo el Paris- Brest.








Ingredientes para la crema muselina de avellanas





Elaboración de la muselina de avellanas:

1.Batimos las yemas con el azúcar y la maicena
2. Ponemos a calentar la leche, en el momento que empiece a hervir retiramos del fuego, dejamos que enfrié un par de minutos y se las añadimos a las yemas sin parar de remover para que no nos cuajen.
3.Cuando las tengamos bien incorporadas volvemos a verter la mezcla en el cazo y ponemos a fuego lento nuevamente sin parar de remover hasta que espese.
4.Dejar enfriar 10 min. y añadimos la mitad de la mantequilla y ligamos, dejamos enfriar completamente.
5.Cuando tengamos fría la crema, añadimos el resto de la mantequilla y la pasta de avellanas, mezclar bien hasta tener una crema homogénea, reservar en frío.


























Elaboración de las coronas:




1. Empezamos con la corona principal, dibujamos un círculo de unos 22-24 cm (como plantilla utilice la tapadera de una cacerola) en papel de horno y colocamos en la bandeja del horno, con la precaución de poner la parte que hemos dibujado hacia abajo para que la masa no entre en contacto con la tinta. Precalentamos el horno a 200º.
  




2. Dibujamos un primer círculo de masa sobre la línea del dibujo, a continuación hacemos otro círculo en el interior del primero pegado a él y por último, otro círculo de masa encima y en medio de los dos anteriores.
Esto lo haremos para darle volumen al círculo de masa choux pero también dependerá del tamaño que queramos darle a nuestra corona.








 3. Antes de meter la corona en el horno añadiremos las almendras por encima, pueden ser en láminas o picadas, metemos la corona al horno colocándola  en la parte de abajo del horno, no en el final pero una línea por debajo de la mitad del horno. En el momento que metemos la corona en el horno bajamos la temperatura a 180º y horneamos unos 40 min.en los que los últimos 10 minutos, entreabriremos la puerta del horno para que se seque bien y no pierda el calor de golpe o correríamos el riesgo de que se nos venga abajo.


4.Mientras vamos preparando una segunda corona, en este sólo con un cordón de masa. Esta segunda corona la dibujaremos un poco inferior al principal y sin almendras, la horneamos pero en este caso en unos 20 minutos estará lista y también, la dejamos un rato en el horno apagado y con la puerta entreabierta.






Ingredientes para la ganache de chocolate:



  • 100 ml. de nata para montar.
  • 100 gr. de cobertura de chocolate 

Elaboración del ganache de chocolate:


1. Empezamos poniendo la nata a calentar y cuando la nata rompa a hervir añadir el chocolate troceado, apartamos del fuego.


2. Removemos hasta que el chocolate se haya desecho del todo y este todo integrado, dejamos que se enfrié pero sin meter en el frigorífico de lo contrario, se quedará duro.

Como rellenar la corona pequeña


1. Rellenaremos la corona pequeña con el ganache, cuando la corona pequeña esté fría la colocamos en una base boca abajo y le hacemos unos agujeros pequeños en la base, los podemos hacer con la misma boquilla larga del relleno o con un lapicero.


2. Ponemos la ganache en la manga y lo vamos introduciendo en cada agujero que hemos realizado, sin darle la vuelta, metemos la corona en el frigorífico para que se enfrié la ganache y así al darle la vuelta, no se escape.






Montaje del Paris Brest:

1. Cortamos la corona principal por la mitad  utilizando un cuchillo de cortar pan, colocamos la parte de abajo sobre el plato de presentación y rellenamos haciendo líneas con la muselina toda la corona.


2. Ahora colocamos la corona más pequeña rellena del ganache encima de la muselina bien centrada y con los agujeros por los que la hemos rellenado hacia abajo.






3. Volvemos a cubrir con otra capa como antes de muselina, pasando por encima de la corona de chocolate para cubrirla y que no se vea, como vemos en la imagen de abajo.







4. Terminamos colocando la parte de arriba de la corona principal y espolvoreamos con azúcar glass la cantidad que deseemos o como la queramos decorar.

Y listo, ya tenemos el Paris Brest, solo nos queda disfrutar porque realmente, es delicioso. Para la elaboración de esta receta me inspiré en el blog Tomillo, laurel y otras cosas de comer




Leer más...