28 agosto 2015

¡Os deseamos una feliz vuelta de verano!

0 comentarios

Ahora que todo el mundo vuelve, aprovechamos para irnos unos días de vacaciones, volveremos en breve con más energía,  nuevas recetas y con el ordenador desinfectado de intrusos. ¡Feliz vuelta de verano a todos!.





Leer más...

19 agosto 2015

Albóndigas de pescado con almejas en salsa verde

4 comentarios
Las albóndigas de merluza son la solución perfecta para que los niños coman pescado de manera saludable, con ellas es más fácil disfrazar el pescado y se las comerán encantados. Son unas albóndigas con un sabor suave y delicado. Demás está decir que podemos hacer las albóndigas sin las almejas o que las podemos sustituir por chirlas, también podemos cambiar la merluza por pescadilla, dependerá un poco del presupuesto que tengamos pero os aseguro, que estarán igual de ricas. 

En las recetas que son a base de una buena salsa, os recomiendo hacer la receta de un día para otro o por lo menos algunas horas antes ya que mejoran de textura y se intensifica su sabor. También es idóneo para llevar a la oficina en un tupper y se puede congelar sin ningún problema. Os cuento como prepararlo.





Ingredientes:

  • 500 gr de lomo de merluza
  • 1 huevo
  • 1 rebanada de pan de molde
  • aceite de oliva virgen
  • harina
  • Un puñado de perejil
  • 50 ml de vino blanco
  • Caldo de pescado
  • 1 cebolla cortada en brunoise bien fina
  • 3 dientes de ajo
  • Cayena (opcional)






Elaboración:



1. Para formar nuestras albóndigas, necesitamos los lomos de la merluza o pescadilla limpios sin espinas, se lo podemos decir a nuestro pescadero y que no tire nuestra raspa ni la cabeza para hacer el fumet o caldo de pescado para nuestro plato.


2. Con nuestros lomos ya limpios, cortamos el pescado en tiras y éstas en cuadraditos, picandolo como si hiciéramos carne picada con la merluza, hacemos un repaso con los dedos para comprobar que no nos hemos dejado ninguna espina. Ya picado colocamos el pescado en un bol con el perejil picado, 1 diente de ajo, la miga de pan remojada con la leche y el huevo, trabajando hasta formar una masa, dejamos reposar una media hora tapado en el frigorífico para que coja consistencia.
3. Formamos unas bolas con la masa, si no tienen la consistencia deseada podemos añadir pan rallado para que espese y poder formar las bolas, las pasamos por harina y las freímos hasta que estén doraditas sin exceso en una sartén con aceite de oliva. Escurrimos las bolas en papel absorbente para retirar el exceso de aceite.
4. Para preparar la salsa verde, picamos una cebolla en trozos muy pequeños y pochamos en aceite de oliva,añadimos dos dientes de ajo picados y un poco de perejil, ponemos también media cucharada de harina, removemos y añadimos el vino blanco de buena calidad o Jerez y dejamos que cocer para que evapore el alcohol, incorporamos 500 ml de caldo de pescado.
5. Añadimos las almejas, (en el caso que hayamos decidido hacerlas con almejas) dejamos que se abran y a continuación metemos las albóndigas en el caldo, durante cinco minutos. Espolvorear con un poco más de perejil picado y las tenemos listas para servir.

Si os gusta la salsa verde con un punto picante, podéis añadir una cayena junto con los ajos picados.






Os dejo también aquí un enlace a unas albóndigas de pollo que editamos hace tiempo de lamerse los dedos.



Leer más...

07 agosto 2015

Baba ganoush o Mutabal (Crema de berenjenas)

5 comentarios
El Mutabal es un delicioso dip oriental, es una crema fina y suave de berenjenas que podemos acompañar con un poco de pan de pita recién horneado (es lo que mejor le va). Es fresca y sana y resulta de lo más vistosa como aperitivo o a la hora de ‘diseñar’ los entrantes del día y lo mejor es que es una receta barata, sencilla y sabrosa que la podemos acompañar también del un típico y exquisito hummus

También se suele acompañar de vegetales crudos como zanahorias, pepino o apio en ‘crudités’ (Verduras crudas, normalmente cortadas en forma de bastón o del tamaño de un bocado y acompañadas por distintas salsas en las que poder untarlas). 









Ingredientes:

  • 2 berenjenas
  • sal
  • el zumo de 1 limón
  • 1 diente de ajo
  • 1 c/s tahini
  • una pizca de comino 
  • 1 c/s aceite de sésamo
  • aceite de oliva
  • pimentón y semillas de sésamo tostado para decorar
  • pan de pita y crudités para servir


Elaboración:


  1. Precalentamos el horno a 180º C y meter las berenjenas enteras alrededor de 1 hora.
  1. Una vez queden bien tiernas, las sacamos del horno y las dejamos que enfríen unos 10 minutos, hasta que se puedan manipular sin quemarnos. Entonces les quitamos la piel y con ayuda de una cuchara sacamos toda la pulpa, reservamos la pulpa en un plato.
  1. Hacemos zumo con un limón, lo colamos por si quedan pepitas y reservamos.
  1. Pelamos el diente de ajo y picamos.
  1. Colocamos la pulpa de la berenjena en el vaso de la batidora y mezclar con el ajo picado, el tahini, el zumo de limón, el comino, el aceite de sésamo y un poco de aceite de oliva, ir añadiendo el aceite poco a poco para que no quede la mezcla demasiado líquida.
  1. Batimos hasta que nos quede una crema tipo puré pero un poco más denso. También podemos optar por aplastar los ingredientes con un tenedor en vez de batirlos, queda con trocitos, más rústico y natural, a mi en particularmente me gusta más aunque sea más trabajoso, con la batidora parece que lo hubieses comprado. Rectificar la sal y el zumo de limón, añadir más si se quiere más ácido. 
  1. Reservamos en la nevera pues fría está mucho mejor.
  1. Para presentarlo lo mejor es elegir un plato llano. Repartimos la crema de berenjenas y la espolvoreamos con un poco de pimentón dulce (o mixto, dulce y picante si os gusta así) y un chorrito de aceite de oliva virgen extra y las semillas de sésamo tostado.





* Hay variantes como en todas las recetas, hay quien le añade también pimienta o garam masala, o es también habitual poner unas cucharadas de yogurt para dar cremosidad.

La receta en la que me he inspirado, es una receta del último libro de Mikel López Iturriaga de El Comidista, que compré en la última feria del libro de Madrid (2015) y me dedicó, no es la única receta del libro que pienso hacer, ya tengo otras 2 en mente.

De la receta inicial apenas he modificado las cantidades de ajo, él pone 2 dientes que para mí paladar es demasiado fuerte pero eso va a gustos como siempre.


Leer más...

30 julio 2015

Cómo hacer un té frío natural de rooibos

2 comentarios

El rooibos es un té libre de cafeína, sabe muy bien y - posee una colección de estudios que apuntan a sus grandes beneficios para la salud. Es ideal para la sobremesa, tendremos que servirlo bien frío.

El nombre del rooibos proviene de la palabra africana "arbusto rojo". Este un té de sabor fuerte, dulzón y con un poco de sabor a nuez. Lo recomendable es hacerlo el día anterior para que los sabores tengan tiempo de macerar y se liguen bien o bien lo hacemos por la mañana para tomarlo por la tarde. Es sencillo de elaborar y siempre triunfa. También se puede añadir un chorro de ron para aquellos que prefieran tomar alcohol.









Ingredientes:


  • 5 tazas de agua
  • 3 bolsas de té rooibos
  • 3  rodajas grandes de jengibre
  • 1 limón y 1 lima (o limón y medio)
  • 1 chorro generoso de miel o sirope de arce
  • El jugo de una manzana
  • 2 ramas grandes de menta o hierbabuena fresca (o ambas)
  • hielo







Elaboración:


1. En 3 tazas de agua añadiremos 3 bolsas de te rooibos y 3 rodajas grandes de jengibre e infusionar.

2. Añadir el zumo del limón, añadir la cáscara y el chorro de miel.

3. Meter en una jarra dos tazas de agua del tiempo y añadirle 1/4 litro de zumo de manzana, un puñado de hielo, menta  y hierbabuena.

4. Mezclar las dos elaboraciones, meter en la nevera y enfriar. 







Leer más...

21 julio 2015

Mazorcas de maíz con mantequilla y especias

2 comentarios
Tiene muchos nombres "polo de maíz", "cornstick", corn on the cob y no hay barbacoa veraniega que se precie en EEUU en la que no haya mazorcas de maíz en el grill. A mí me chiflan!!
Además de deliciosas es un alimento muy saciante, idílico si estás a dieta, posee fibra, vitaminas, minerales etc. Vamos que es sanísima y apenas engorda. 

Los granos de la mazorca son dulces y jugosos y están mejor cocinados con sencillez, con un poco de mantequilla o aceite. Al igual que los guisantes, los azúcares naturales de los granos se convierten en almidón muy rápidamente por lo que los hace más duros y menos dulces, así que deben consumirse lo más fresco posible.






Para elegir unas buenas mazorcas, busque que estén regordetas, brillantes y de color amarillo oro y que los granos sean más pequeños en la punta de lo que son en el medio (esto indica que es una mazorca joven). Las cáscaras deben ser de color verde, sin manchas. Cuando el maíz es muy fresco, los granos liberan un líquido lechoso al corte. Aunque el maíz dulce congelado, es una buena opción cuando estemos fuera de temporada.



Ingredientes:






Elaboración:

1. Retire las hojas exteriores de la mazorca, pele cualquiera de los hilos de seda que todavía se aferran a la mazorca. Cortar los extremos de la mazorca, luego lavar.

2. Calentamos un bol con agua (sin sal) y dejamos que hierva 20 minutos.





3. Escurrimos y ponemos en una plancha caliente las mazorcas a las que previamente les untaremos mantequilla (puede ser de sabores), sal y las especies . Las dejamos dorarse por todos los lados otros 10 minutos más aproximadamente. 

Servir

Lo más práctico es cortar en rodajas anchas. En EEUU actualmente, tienes todo tipos de gadgets de cocina que te imagines y más para sujetar la mazorca, pelarla, cocerla etc. son  muy fans de los gadgets y del maíz.






Os dejo aquí un vídeo con 3 maneras de hacer las mazorcas a la brasa, con piel, peladas o envueltas en papel de cocina por si os animáis a hacer una barbacoa.





Leer más...

14 julio 2015

Pak choi salteado con sésamo y jengibre

3 comentarios

El pak choi es la verdura oriental de moda entre los foodies cuando están a dieta, es ideal ahora que el verano está encima además, no hay restaurante chic que se precie que no tenga el pak choi en su carta así que sin duda, está de moda. Hace bastante tiempo, edité una entrada de pack choi con pimentón que también os recomiendo.

Si se prueba un trocito en crudo, el pak choi tiene un sabor ligeramente amargo, nos recordará al sabor de las verduras amargas como las acelgas o las endibias (algo menos intenso de amargor). Los pack choi que estamos utilizando en España vienen sobre todo de Almería, su uso culinario es muy amplio, ensaladas, sopas, salsas (sobre todo es típica la salsa de ostras), al vapor, etc.






Os dejo este artículo si queréis más información sobre el pak choi y también este vídeo en el que Juan Mari Arzak, nos habla de este ingrediente mágico.


Ingredientes:


  • 500 gr. de Pack choi
  • 3 cucharadas de aceite de girasol
  • Aceite de sésamo (a gusto)
  • 1 cucharada sopera de semillas de Sésamo
  • Soja (a gusto)
  • 1 chile (opcional)
  • un trozo de Jengibre (a gusto)
  • 3 dientes de Ajo




Elaboración:

1. Podemos cortar el pack choi en 2 mitades lavar, poner agua a hervir y cuando este hirviendo añadir el pack choi apenas 1-2 min. dejar escurrir bien.

2. En un Wok a fuego fuerte calentar el aceite de girasol, añadimos los ajos, el jengibre y si hemos decidido añadir chile, es el momento.

3. Añadimos el pack choi y el sésamo, removemos dejando a fuego alto unos 5 min.o hasta que el sésamo este tostado.

4. Servimos en el momento y añadimos por encima la salsa que tendremos preparada con antelación, simplemente es una mezcla de salsa de soja, con aceite de sésamo a partes iguales, remover antes de añadir para que no se separe.

Leer más...

06 julio 2015

Cómo pelar y decorar una piña

2 comentarios
Ahora que con este calor se consume mucha mas fruta fresca bien en zumos, batidos o fría al natural, os vamos a enseñar como pelar una jugosa, dulce y refrescante piña al mismo tiempo que la decoramos. La piña no solo la podemos utilizar como postre o platos dulces, también es muy utilizada para ensaladas, pizzas, etc.Además de ser muy versátil, la piña es diurética y muy depurativa, que más queremos...

En primer lugar asegúrate de que la piña está madura. La mejor manera de saberlo es oler el fondo de la misma, si huele a piña, está madura, si huele fermentado, está demasiado madura, si no huele a nada, está verde.
La piña tiene que estar firme y sin golpes puede tener un poco de color verde en los lados, pero no debe ser completamente verde. Como mínimo debe estar de color oro la parte inferior. Cuando está dorada, es que está más dulce y más madura. Aunque el olfato, es la prueba infalible.










Ingredientes:



  • Una piña
  • Una puntilla bien afilada
  • Azúcar (para conservar si no la tomamos de inmediato)
  • Pelín de habilidad






Elaboración:



1. Empezamos cortando la parte superior e inferior de la piña, apoyamos la piña en la tabla de cortar y la pelamos quitando todos los restos de piel sin preocuparnos de los "ojos" (las manchas marrones)

tampoco nos excederemos a la hora de quitar la piel, intentaremos dejar la piña sin piel y redondeada, no apurar tanto que quitemos los ojos, necesitamos que estén ahí para poder decora nuestra piña.







Si nos fijamos bien los ojos de la piña siguen un patrón en espiral, no vamos a ir cortando los ojos de uno en uno para cortar mas cantidad de ojos y mas rápido, empezaremos a cortar en ángulo como si fuéramos hacer una letra V siguiendo como hemos dicho, el patrón espiral de los ojos para eliminarlos, primero vamos siguiéndolos en el corte por encima todo el espiral y después vamos cortando la parte de debajo, al final esos cortes se encuentran haciendo la famosa V. A continuación retiramos esas tiras con los ojos, si algún trozo no sale bien volvemos a repasar con la puntilla y enseguida saldrá.



A continuación os dejo un vídeo explicativo.





Leer más...

26 junio 2015

Pufs de pan o Pan sorpresa

3 comentarios

Esta receta de Richard Bertinet dentro de su libro Panes es como bien dice, una variante a la clásica ensalada con picatostes, en este caso es el pan el que alberga la ensalada aunque podemos rellenarlos con cualquier variedad de ensalada o ingredientes, es conveniente que no se aliñe o lleve líquidos ya que nuestro Puf se humedecerían y no quedaría crujientes. Así que lo más acertado es servir la salsa aparte.

De todas formas y sea cual sea el relleno, os aseguramos que la reacción es de sorpresa. La masa es una masa básica de pan blanco, sencilla de elaborar, con estas cantidades pueden salir unos 18-20 Pufs, pero si es la primera vez que realizamos la receta, tal vez se rompa algún puf debido a su fragilidad pero seguro que al menos unos 10 pufs (la mitad para ser optimistas) nos salen perfectos.






Richard Bertinet nos aconseja que los que se rompan, no los tiremos (ya sabéis en la cocina no se tira nada) y los utilicemos como crujientes (croûton) para otras preparaciones o ensaladas añadidos por encima. Estos pufs son ideales para una ensalada Cesar por ejemplo, el propio puf nos serviría de croûtons pero hoy he preferido poner unos canónigos, berros, cherrys y huevos cocidos de codorniz que tenía por casa, cualquier ensaladaensaladilla o incluso pasta nos valdría.


Ingredientes para los Pufs:


500 gr. de harina de fuerza
10 gr.de levadura fresca
350 gr. de agua
10 gr.de sal






Elaboración:



1- Empezamos añadiendo los ingredientes en un bol, la harina , la levadura que deshacemos frotando con las manos, la sal y por último el agua, amasamos dentro del bol hasta que se unan bien todos los ingredientes, aprox.2-3 min.

2- Pasamos la masa a la mesa de trabajo para seguir amasando, tenemos que intentar no caer en la tentación de añadir más harina aunque notemos una masa pegajosa y húmeda que se nos pega a las manos, seguimos amasando y poco a poco la masa cada vez será más manejable, seguimos amasando unos 6-8 minutos hasta tener una masa lisa y manejable.






3- Tapamos la masa con un paño húmedo y dejamos fermentar en un sitio cálido y apartado de las corrientes de aire, aprox. fermentar unos 35-40 min. no llega a doblar el volumen pero casi.

4- Con nuestra masa fermentada, la volcamos en la mesa de trabajo. Dividimos la masa en porciones de unos 40 gr.cada una, formamos una bola con cada porción y vamos reservando debajo de un paño, cuando tengamos todas las porciones, dejamos reposar las bolas durante 5 min.

5-Enharinar la superficie de trabajo ligeramente con harina, extendemos cada porción de masa con el rodillo formando un disco que iremos dando vueltas para que no se nos pegue en la mesa de trabajo hasta que esté bien fina, unos 1-2 mm de grosor.





6- Con el horno precalentado a 230-240º (no todos los hornos pueden alcanzar esta temperatura) dejamos dentro una bandeja de horno que hemos dado la vuelta y nos servirá de piedra de hornear en el caso que no la tengamos, bajamos el horno a 220º y horneamos los pufs según los vayamos haciendo, dependerán del tamaño del horno para hornear 1 o 2 a la vez, hornear unos 3-4 min. crecerán enseguida y estarán listos cuando la superficie tengan un color marrón dorado.

7- Retiramos con mucho cuidado cada puf y dejamos enfriar sobre una rejilla, cuidado son muy frágiles y se rompen con facilidad, seguramente no lleguen enteras todas hasta el final del proceso, pero no pasa nada las podemos utilizar como bien dice Richard para picatostes en otras preparaciones, se pueden conservar varios días en algún recipiente hermético, nunca en una bolsa de plástico ya que se reblandecen.





Para servir



Cuando vayamos a servir nuestros pufs en el último momento pincelamos con agua un pequeño círculo en la base para ablandar la corteza y cortamos con un cuchillo afilado, con cuidado para que no se nos rompan, introducimos los ingredientes que tenemos preparados y colocamos en el plato con la base hacia abajo.

Nuestros comensales romperán la parte superior con un pequeño golpe de cuchara y aparecerá nuestra ensalada o preparación con la que hemos rellenado nuestros pufs.

¡La sorpresa está asegurada!.





Leer más...