13 mar. 2016

Potaje de vigilia, garbanzos con bacalao y espinacas


Uno de los guisos con legumbres más típicos de estos días es el potaje de garbanzos acompañado de espinacas o acelgas (verdura de temporada) y bacalao. Por lo que los amantes del potaje de vigilia, el bacalao, la sopa de ajola tortilla de camarones demás platillos de Semana Santa están de parabién. Eso sí, para compensar los sacrificios de la vigilia, la tradición brinda también ricos -y no tan sanos- dulces como las torrijas , un postre imprescindible durante la Cuaresma y la Semana de Pasión, las rosquillas, la leche frita, los buñuelos, la mona de Pascua y los pestiños.




Es época de Cuaresma, que es el lapso de tiempo entre el Miércoles de Ceniza y el Jueves Santo, es un período de 40 días durante el que los cristianos hacen voto de penitencia, oración y ayuno. La tradición religiosa dictaminaba “vigilia” o prohibición de comer carne, que además de estos 40 días, también se extendía a todos los viernes del año, tendríamos que recordar que hasta hace sólo 50 años aún se compraba la "bula de carne" para saltarse los preceptos culinarios de la Iglesia aunque hay que reconocer que lo bueno que ha traído consigo la vigilia, son unas recetas espectaculares combinando ingredientes diferentes a la carne. Las limitaciones que suponía la abstinencia desarrolló el talento de los cocineros, que acudían a diversos recetarios, algunos de los más populares fueron La cocina práctica, tratado y recetas de comidas de vigilia y colaciones, Cocina de Cuaresma y Ayunos y abstinencias.




Hoy en día, al menos en España, la Semana Santa es un ejercicio más espiritual que físico y sus manifestaciones públicas se limitan a las misas, procesiones y costumbres culinarias propias de estas fechas. Si queréis más información sobre estas costumbres culinarias os recomiendo leer este artículo. Así que os animo a que hagáis el potaje de vigilia y así recordar los platos tradicionales de nuestros padres y abuelos, amén de ser un plato delicioso y contundente.




Ingredientes:



  • 250 g de garbanzos secos
  • 150 g de espinacas
  • 200 g de bacalao desalado, sin espinas 
  • 4 dientes de ajo
  • 2 cebollas medianas
  • 1 rebanada de pan frito
  • aceite de oliva
  • sal
  • 1/2 c/postre de pimentón
  • 1-2 huevos cocidos



Elaboración:


 1. En primer lugar, ponemos los garbanzos en remojo la noche anterior en agua templada con un puñado de sal.También pondremos el lomo de bacalao, si es en salazón, en un bol con agua fría cubriéndolos bien de agua y con la piel para arriba 24 horas antes, cambiando el agua cada 8 horas ( lo haremos 2 o 3 veces en total) dejándolo dentro del frigorífico.

2. Escurrimos los garbanzos y lavamos, pasamos por agua el bacalao y lo desmenuzado en trozos que cojan en la boca (a gusto).

3. En una cazuela grande, ponemos bastante agua pondremos: 1 cebolla, 2 dientes de ajo, el laurel y sal, cuando hierva el agua añadiremos los garbanzos dejamos que se cocinen a fuego medio durante 1 hora o 1 hora y 1/2 aprox. siempre dependerá de la variedad de los garbanzos que utilicemos. En olla exprés pueden ser unos 20 minutos.







4. Pasado el tiempo de cocción de los garbanzos, vamos a añadir un sofrito, para ello freímos la cebolla picada fina, salamos y pochamos cuando la tengamos bien pochada retiramos del fuego y añadimos el pimentón, removemos bien para que se mezcle. Es importante que el pimentón no se queme, si tenemos que esperar a que se temple el aceite, esperamos. Vertemos el sofrito en los garbanzos y removemos. (Siempre remover desde las asas en vaivén) dejamos cocer a fuego suave.

5. Mientras cocemos el huevo y en una sartén con aceite, freímos los dos dientes de ajo restantes enteros hasta que estén dorados y el pan hasta que esté dorado y crujiente, reservamos.


6. Añadimos las espinacas a los garbanzos en tandas, en breve tiempo irán reduciendo su tamaño, dejamos cocer un par de minutos y añadimos el bacalao desmigado, movemos la cazuela a modo de vaivén y en 5 minutos estará nuestro potaje, pero aun falta el toque final.


7. Pasados los 5 minutos desde que hemos echado el bacalao vamos a añadir un majado, para dar más consistencia al caldo que consiste en machacar el pan con el ajo frito que teníamos reservado en un mortero y añadimos ese majado al potaje.

8. Por último pelamos el huevo cocido y lo cortamos en pequeños trozos y se lo añadimos a la cazuela justo antes de servir. Rectificamos de sal y a la mesa.




7 comentarios:

  1. Anónimo20:07

    El próximo viernes ya se q voy a preparar para comer, solo con ir leyendo la receta, se me hizo la boca agua

    ResponderEliminar
  2. Anónimo17:16

    Madre mía que pinta tiene ese potajito, me recuerda los que hace mi madre en el pueblo en semana santa.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo17:17

    Sugerencia muy rica: Junto con el huevo duro picado poner también un picado de almendra muy fino y añadir al final.A gustos..

    ResponderEliminar
  4. Deliciosa receta, me encantan los garbanzos acompañados con espinacas, el alto contenido en proteínas es muy interesante para la salud.

    ResponderEliminar
  5. Respuestas
    1. Me alegro que te guste Concha, bs

      Eliminar

Muchas gracias por dejar tu comentario y dedicar un poco de tu tiempo, el blog no sería posible sin tus comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...